Fantasías masculinas de Ismael

por | julio 25, 2020

Tras un día de playa con su familia Ismael se había quedado a solas con su padre. Su madre ya estaba de regreso a casa, en un apartamento que habían alquilado para el verano.Y él se quedó a solas con papá.

Ya hacía días que la mente del muchacho divagaba y navegaba por los mares más profundos del erotismo incestual. Una sensualidad hasta ahora desconocida en él. Puesto que no tenía un rumbo fijo y necesitaba una charla erotica gay. Todo en él cambiaba por momentos. Y su polla, no era la misma de ayer, a pesar de ser minipolla.

Sus pezones cambiaban de tamaño igual que su cerebro, que a cada hora, se expandía para aparecer nuevos pervertidos pensamientos de incesto gay o maternal.

No entendía cómo su madre aún era atractiva para el padre. A pesar de quererla, sexualmente la veía sin un ápice se sex appeal. 

-Pero si está tan gorda que… y las tetas, sí, menudas tetazas pero caídas, ¿cómo puede atraer a papá, para que se la folle?- pensaba 

Charla erotica gay con el padre en la playa

Así que el culo de mamá es grande, las tetas impresionantes de grandes y de caídas, y aún sigue follando con papá. No obstante, sus ubres gordas son para hacer una cubana perfecta. Un pajote a la polla más grande que encuentre a su paso, y su coño: negro y peludo, para acoger a un rabo endurecido. 

-Como me gustaría verla desnuda por completo- imaginaba.

La imaginaba desnuda frente a él, en la bañera, con las tetas a reventar y con el coño pidiendo más guerra que Napoleón. Se la imaginaba de espaldas en la ducha y él, comiéndole el culo maternal. Y se la imaginaba cogiéndole la polla con todo el incesto del mundo, con las manos ya usadas por hacer pajas a papá, pero esta vez a él. Con las manos de madre enjauladas por los anillos de casada. Le endurecía a un más su capullo, solo de pensar en una milf (madre que me follaría, mother I like to fuck) casada: la suya. Toda una putimamá. Y después se la follaba todo a gusto hasta dejarle la lechada dentro.

Una lefada que se le acumulada pensando en tus tetas XXL caídas, lechosas, lactantes, hartas de amamantarle. Daba las gracias por eso, y al mismo tiempo y en sincronía con su endurecimiento de polla, sus huevitos se le encogían de la excitación. Porque desde hacía tiempo, la espiaba sin ella darse cuenta. Cuando dormía la siesta o cuando se cambiaba. Su culo era su perdición. Todo un voyeur de las falditas de verano con los coños usados. Pero prefería el culazo de mamá, con tanguita o sin él.

-Se me empina solo de pensarlo, ver su ojete abierto por manos de papá.

Mirando el paquete de papi en la playa

Pero su erección pensando el coño de mamá, se confundía con su interés por la polla de papá, quería hablarle de sus deseos masculinos, tener una charla erotica gay. Su polla, era aún micropene en comparación con la de su padre. Una minipolla que sería el hazmerreir de un papa ya acostumbrado a follarse a mamá.

Se la follaba a cuatro patas, ella encima, le daba polla gorda en su boca, y hasta le abría el culo gordo para metérsela. 

-Cómo la debe gozar, aunque mi madre está gorda, pero debe tener buen coño para papá.

Todo esto rondaba por su perversa mente que cruzaba ideas sin sentido, pero con un objetivo: su polla dura. Sin querer se le había empinado su minipolla pensando en que cuando volvieran al apartamento de playa, mientras su madre hiciera la cena, ellos estarían solos.

El deseo del hijo de una charla erotica gay

Y se imaginaba, cómo sería estar con un hombre de verdad, con una polla tres veces la de él. Y pensaba en que sería usado en incesto gay y utilizado por su propio padre pollón. Que haría de mujer si fuera necesario, porque su polla pequeña era parecida al chochazo negro, de su putimamá. Y en ese momento estaría a cuatro patas para papi pollón.

Ismael no dejaba de pensar en pajas gay mientras ya estaban en casa, en estar al servicio de papi pollón para lo que quisiera: mientras leyera sus comics porno XXX preferidos de tias en pelotas, él se la comería para darle más gusto. Se imaginaba forzado con la mano y llevado para esa entrepierna y peluda, harta de follarse mamá. Y pensaba:

-¿Cómo sería cabalgar la polla gruesa de papá si la mía apenas llega a ser un coño dilatado?

Todo eso le volvía loco, mientras creía que esa misma noche, en su habitación, y después de haber dejado jodida a putimamá, y harta de polla, entonces, se había acercado a su habitación. Solo para enseñarle lo que es un hombre de verdad.

Y desde entonces, el pobre Ismael, no hace otra cosa que llamar al telefono erotico gay, para hablar con pollones de verdad, porque de momento es toda una fantasía. Y esa linea erotica gay en la que tiene, a escondidas y en silencio, sexo telefonico gay, le endurece su minipolla. Creyendo, de este modo, que algún día, podrá ser la putita de papá, tanto como lo desea. De momento, se conforma con descargar leche en silencio en su habitación, con una paja por telefono gay, que le endurece todo su pequeño pene, de hijo pervertido.

Un papi pollón de verga gruesa y larga, en una linea erotica gay, de incesto para poseer y penetrar a Ismael. A oscuras y por la noche, con polla dura, gorda, peluda y tiesa para sodomizarlo. Lo cierto es que solo busca ser usado por unos huevos potentes y bien machos, de rabo XXL. Que quizá algún día pueda conseguir.

Dedicado a todos estos chicos, con fantasías ocultas, tan gozosas como otras cualquiera.

Relato por Sonia Manga

charla erotica gaycharla erotica gaycharla erotica gaycharla erotica gay

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud