Del chat maduras a mi coche

Jul 4, 2022

Escrito por Viciomadres

Estaba aburrido y decidí entrar en chat maduras para ver si podía hablar con una madurita española, cosa que me parece imposible. Hablar con una maduraza tetona y gratis. Cada día está más difícil tener una charla sucia con una tía sin aflojar la cartera. Tendría que ser un derecho y no un deber, tener una charla sucia con una mujer. Y lo mío no es mirar a tías en pelotas por cam, como Morbocams o Placercams, no. Yo quiero algo real, anal y natural, con mérito, y sin pagar. Como tiene que ser, y nada banal.

Ella, no me quería decir el nombre al principio, pero al final y después de mucho hablar, me dijo que se llamaba o se llama Inma. Así que lo dejaremos en Inma. Total, que yo, cuando entro en algún chat maduras es porque voy más salido que un balcón, pero de primer piso y alquiler. La necesidad se hace notar y mi polla la tenía a reventar.

Por eso y por mi testarudez, me la encontré. Después de mucho chatear con ella, supe que estaba casada, madura y cachonda. Además española, y que quería salir de la rutina y todos esos eufemismos que dicen las casadas. Yo me sé la historia. Salir de la rutina, equivale, si tienes suerte, a que te coman la polla como si fuera su primera vez y creerse una pornostar amateur.

Y para eso estoy yo, para cumplir sueños de casadas olvidadas. Para recuperar deseos y hacer posible, lo imposible: la memoria histórica, la sexológica. Y volverlas de regreso al presente, o de vuelta al futuro, según se mire. Y todo eso, con un ticket de ida, que lo obtienen, con una condición: desnudas por completo en mi coche.

Chat maduras y follada en mi coche

Así que entre unas cosas y otras, le dije que pasáramos al Whatsapp, después de hablar sin final, por ese chat maduras del todo impersonal. Por cierto, que es un sitio donde hay un millón de tíos en busca de tías, y al final, solo hablan con pollas. Porque coños no hay ni uno. Y como no vayas listo, acabas tocando lo que no quieres.

En fin, que por el whatsapp me empezó a enviar fotos. Está buenísima o al menos a mí, me la estaba poniendo dura. Primero fotos con su braguita rosa, luego su sujetador, y poco a poco se fue despelotando, hasta quedarse con el ticket de ida: en pelota picada. Con su barriguita de madre y esas tetas colgando y caídas que me vuelven majareta.

De esta manera, estuvimos unos tres días tonteando como quinceañeros, en los que me mandaba fotos eróticas cada vez más picantes. De frente, de lado, sacándose una teta, levantando una pierna, de espaldas enseñándome el culo, luego el coño abriéndoselo a más no poder, haciendo la cama sin bragas, etc… Todo un desfile amateur pornográfico. Uf me ponían malo esas fotos, ese sexting Whatsapp madura y que solo era para mí.

Además ella me ponía cachondo con muchos comentarios y mensajes de Whatsapp. Me decía que le ponía caliente las bragas usadas de todo el día y que alguien las oliera, y también ver a tíos en las playas y mirar su paquete. En fin, toda una casada reprimida con fantasías de colegiala y universitaria en celo, con muchas ganas de experimentar y de aprobar.

Follada en el coche a cuatro patas

Y llegó el día de vernos, el día de hacer cornudo a su marido, de relatar su historia. Un pobre hombre que trabaja todo el día y parte de la noche, para que la golfa de su mujer se coma pollas juveniles y hambrientas como la mía.

  • Así, ¿te gustan los jovencitos?
  • Sí claro, me ponen caliente y tu más – me decía ella, por Whatsapp
  • Y si quedamos en mi coche, ¿qué me harás?
  • Lo que quieras, ¿quieres que te la coma detrás?
  • ¿Tú que crees? Claro, y tu marido qué, ¿si se entera?
  • Mi marido no tiene por qué enterarse, está trabajando el muy cornudo, ¿a qué hora quedamos?, que sea en un sitio discreto.
  • Pues pasaré por el parque que está cerca del el Corte Inglés, te recojo y nos vamos a un sitio que me sé.
  • Ok, a las 17 h de hoy mismo, ¿vale guapetón?- me dice ella.
  • Eso es, mi zorrita madura – le acerté a decir

Y así tal cual, quedamos, la recogí en mi coche de novato de pajillero, y me la llevé a un sitio en el que no había ni el de las pipas. A un mirador que está casi abandonado, y le dije que pasara al asiento de atrás. Era de día y el sol le daba en todo el cuerpo, iluminaba su chochito, su chochazo. Y la hice mía, uf, desnuda en mi coche.

  • Date la vuelta y ponte a cuatro patas zorrita de campo, quiero ver lo que una casada es capaz de hacer.

Y así la puse, a cuatro patas, con todo el culo abierto, con todo ese coñazo para mí, la verdad, nunca había visto una raja tan grande y por detrás. Seguirá. Dejo alguna foto. Comenten si quieren más y más fotos.

chat maduraschat maduras

 

 

Entradas relacionadas

Madre tetona divorciada con la novia de su hijo

Madre tetona divorciada con la novia de su hijo

Soy una madre tetona divorciada que vive aquí en Madrid y que hace años que vivo con mi hijo muy tranquila. Desde mi divorcio, que menos mal que me separé, los dos estamos juntos y con mucha tranquilidad. Y digo tetona porque como veo por aquí a muchas maduras...

Maduras gordas españolas con vecino

Maduras gordas españolas con vecino

Después de la primera parte estas maduras gordas españolas iban a por más, querían probar al vecino. Qué tal andaría de polla y si podría aguantar a las dos vecinas. Lo cierto es que sus maridos estaban trabajando y como de costumbre que tomaban el café, decidieron...

Madre caliente española conmigo

Madre caliente española conmigo

Ella supera los 50 años y es una madre caliente española, además, de ser la mamá de mi colega. Siempre fantaseo con ella y con sus tetazas, no sé la talla, pero están para chuparlas que es una pasada. Y bueno, como todo en la vida pasa, yo sabía que algún día podía...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos las 24h. Somos particulares en nuestra línea erótica