Hermanas desnudas jugando en el lago

por | junio 18, 2019

Hacía calor, sí, mucho calor, mi hermana y yo no sabíamos qué hacer aquella mañana. Pero se nos ocurrió algo: ir al lago a refrescarnos.

La idea era buena, ir al lago a pasar la mañana, vivimos con nuestros padres y nos dejaron solas en casa. Así que aburridas nos fuimos para allí, andando. Ciertamente, está a unos tres quilómetros, pero así

hacíamos ejercicio. Cuando llegamos las dos estábamos acaloradas y sudadas, y decidimos ir para el agua lo antes posible. Yo a veces he leído relatos eróticos, relatos incesto, pero nunca pensé que podía pasarme a mí.

Acaloradas en junio y un incesto en familia inesperado

No sé cómo ocurrió, pero pasó. Nos desnudamos, ya antes la había  visto desnuda, pero no como aquel día. No sé qué sería si el calor o qué. Yo soy mayor que ella, morenita y muy dulce. De formas redonditas y blanquita de piel. Ella, muy parecida a mi, algo menos morena y con las tetas un poco más caídas y grandes que las mías. Y empezamos a jugar.

Comenzamos a tocarnos bajo ese sol fuerte y con el lago mirándonos. Acariciándonos. Aún lo puedo recordar y me humedezco con solo pensarlo. Con mi propia hermana, un día cualquiera de junio, donde el calor comienza a aparecer, y el pudor a desaparecer. Sus tetas blanditas, su aroma juvenil y excitada y mojada como la noté, ummmm. Algo increíble. Les dejo unas fotos. Si quieren algo más, solo tienen que decirme, por si les gustó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud