Marta, madura española con amante

linea erotica españolas madura española follada a cuatro patas maduras españolas calientes morbocornudos-pollones-2.jpg morbocornudos-tetonas-1.jpg madura española morbocornudos

A veces estoy tan caliente pensando en él, soy madura española, que no puedo ni concentrarme en nada. Mi marido me estaba hablando pero no le escuchaba. Solo le recordaba a él.
La última vez que quedamos fue en el hotel de siempre, y cada día me gusta más. Mi marido lo bueno de todo, es que está al corriente, sabe que quedo con Mario, mi amante, pero no puede hacer nada. Y no hace nada, sencillamente porque no puede competir con él.
Esto de ser un cornudo solo lo puede entender el propio cornudo y la mujer, nadie más. Porque es algo, es un placer que no solo lo siento yo como me folla mi macho, si no, que el sometido de marido también lo nota. Y cada día más. Es uno de los morbocornudos más. Y yo sé que incluso llama a alguna linea erotica para calentarse, con alguna zorrona porque yo, ya no le hago nada. No me gusta.
Su potencia y su fuerza son imponentes, la de mi amante, cuando me posee en la habitación del hotel. Soy una madura española de las calientes se puede decir, me excitan los machos verdad. Pero ya no tengo que buscar más. Cuando me coge por el pelo, siento que soy toda suya. De nadie más.

Madura con amante en el hotel follando

Y sin más, hace muy poco quedamos en la habitación de siempre, 525, del hotel de siempre. Yo iba de negro como a él le gusta, no llevo otra cosa que no le guste a él. Y cuando entramos en la habitación ya iba caliente. Dejé a mi marido en casa, y sabiéndolo todo. Sabía que iba a follar con él. El muy cornudo se quedó caliente en casa.
Cuando entré en la habitación me desnudé como me dijo, mi coño se mojaba por momentos, y ya, cuando se deshizo de sus pantalones y le vi asomar la polla endurecida me enloqueció de nuevo. Como siempre.

-Chupa, zorra!- me dijo sin más.

Y lo hice. Obedezco todo lo que me ordena porque es cómo le conozco, obedeciéndole. Y empiezo a chupar como una loca. Ese trozo de polla, que ni de lejos tiene mi marido. Qué gusto mamársela hasta el fondo. Aunque ni puedo. Su pollón me llena toda la boca y ni llego hasta el fondo. Eso me pone caliente.
La de mi marido me la meto en la boca sin problemas, y ni me da gusto.
Les dejo unas fotos de nuestro último encuentro,¿quien más? O más experiencia. Si comentan las tendrán. Espero ansiosa y caliente comentarios, muy pervertidos y cachondos. Marta, española madura de cornudo.

maduras españolas calientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.