Confesiones íntimas de jovencita tetona

por | diciembre 14, 2019

Desde siempre me atrajeron los hombres maduros, los hombres mayores. Confesiones íntimas que siempre me calentaron. Siempre tuve pensamientos que iban más allá de lo digamos «normal». Así que me sentía diferente a todas mis amigas.
Mientras ellas salían con chicos de nuestra edad, yo soñaba con estar con hombres mayores. Pero no un poco más que yo, sino de los que me doblan la edad, como si fueran mi tío o mi padre.
Sí, puede ser que parezca algo pervertida pero es así. Son confesiones íntimas que no suelo hacer, pero aquí me voy a soltar un poquito. Cuántas veces vino mi tío a mi casa a hablar con mis papis y mis pensamientos volaban.
Siempre me gustó pensarlo, pensar en él. Tenía un buen cuerpo y lo mejor de todo, siempre llevaba vaqueros y el bulto que traía era demasiado. Pensé muchas veces en mamarla.

Pensamientos impuros de adolescente pervertida

Y así crecí, bueno, ahora aún sigo siendo joven, y creo que no estoy mal. Los chicos de mi edad sol se fijan en una cosa en mí: en mis pechos. Pero yo solo tengo ideas con hombres mayores que yo.
Me hubiera encantado hacerlo con mi tío, muy varonil, y sobre todo ese paquete que parecía esconder y sí, hubiera hecho algo prohibido, el incesto. Pero es así, solo con estas cosas me caliento y me enciendo.
Y todo esto viene a contar a que el otro día, pensando en mi tito, e imaginándome su verga grande me decidí a hablar con algún hombre así. Y busqué por internet.
Hombres dotados y maduros o línea erótica dotado. Y efectivamente, vi un número de teléfono de hombre ya maduro y que te decía ser dominante y encima de todo, pollón. Uf!. Me puso muy caliente leer todo aquello.
Estaba tranquila en mi habitación con pijama, pero calentita solo de pensarlo. Y entonces imaginé esa verga grande y dura e imaginé que era la de mi tío. Y sin más marqué el número.
Un teléfono que luego salía para hablar unos minutos, en el número erótico 930502580.

Confesiones íntimas por teléfono erótico

Y llamé y hablé. Su voz me encantó, y me sigue encantando. Me contó cosas que relataré. Solo quiero decir, que es mayor que yo, y que al fin, puedo imaginarme que es mi tío y lo hago realidad. Hablar con un hombre bien dotado y masculino al otro lado, hace que cuando me meta en mi camita, pueda hacer realidad todo lo que imagino con mi tito.

En efecto, son confesiones íntimas de jovencita tetona como mis amigos dicen, pero solo tengo ojos y oídos para él. Para mi amigo nocturno, mi acompañante masculino que me satisface todo y más. ¿Quieren saber más?

confesiones íntimas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud