Espiando a madre caliente

rubiasxxx madres calientes hot españolas gordas mama tetona incesto leche madre pajea hijo caliente madre leche caliente de hijo madres espiadas por hijos mama haciendose selfies desnuda foto robada a madre desnuda tanga negro de mi madre madre cocina con hijo dibujos madre con hijo hijo follando a la madre mom looking at son´s cock big mom tits fotos espiandoa mi madre dropped mom tits milf tetona incesto en famiilia mama cabalgando a su hijo mother fucked by her hot son madre rubia con hijo espiando a mama maduras-tetonas-rubias-en-la-cama-2.jpg madre-rubia-da-de-mamar-hijo-1.jpg espiando-a-mama-caliente-0.jpg

Desde su separación y divorcio era una madre descontrolada, sin rumbo fijo, gordita, rubia, BBW, tetona, rubiasxxx, sexy y con las ideas claras pero sin saber qué sería de ella. ¿Alguien lo puede entender?
Vivía ya sin su marido, con su hijo, con nuevas ideas, nuevos horizontes se abrían ante su vasto y amplio futuro. Ya sin su pesado y aburrido marido, podía hacer y deshacer a tu antojo. Es cierto que desde que tuvo la libertad que buscaba tenía dos opciones: o empezar de nuevo una vida con otro hombre, o vivir la vida libremente, lo que se dice, «vivir la vida loca».
Ante estas dos opciones no lo pensó mucho: la segunda. La vida loca. Así que empezó a ser habitual de todo tipo de sexo por la red, desde lineas eroticas maduras, BDSM, de madres desatendidas, gorditas y con grandes ubres o tetas, Milfs (Mother I Like to Fuck) y otros tantos nicks, que se otorgaba. Y con ganas de pasarlo bien.
Ella era rubia, explosiva, de gran pecho, tetas XXL, una madre caliente, lo cual ella sabía que a los machos, les vuelve locos. Y a algunas mujeres también. Así que no tuvo problemas en iniciar de nuevo una vida sexual, pero esta vez mucho más placentera.

RubiasXXX mamás con mucho amor para repartir

Y así fue. Comenzó su andadura sexual siendo adicta a hombres que conocía por la red, con los que chateaba y conocía de forma virtual. Enloquecía delante del ordenador viendo como ellos se excitaban, y alguna vez, no muchas, ella les mostraba sus grandes pechos voluminosos para que se pudieran masturbar. Cosa que la excitaba en extremo. Era lo que se dice una putimama, o putimadura en busca de nuevas experiencias.
Con lo que no pensaba era con la curiosidad y celos de su único hijo. Tras su divorcio se había convertido en el hombre de la casa. Pero ella, no le prestaba mucha atención.
La cual cosa, no sería un obstáculo para él, que siempre tenía un momento para su madre. Una madre sexy y ardiente, que acostumbraba a salir, para citarse con algún hombre.
Él la espiaba en cuanto podía: en el lavabo, mientras se cambiaba, cuando se quitaba el sujetador, cuando se agachaba y se podría entrever su parte trasera. Cuando le podía ver su pecho desnudo, esos, eran momentos muy especiales para él.
-Lo que daría por volver a ellos- pensaba él
En bajo, mientras la fotografiaba para luego ver las fotos tranquilamente. Qué dulce rubia es mi madre. Rubia entrada en carnes, con tetas caídas y apetitosas (como las que acostumbraba a ver por internet, rubias19, rubiasxxx). Y que piden ser folladas por una buena polla.
-Yo se la podría ofrecer- pensaba el muchacho en bajo.

Pero ella no estaba por él. A veces olisqueaba unas bragas que había encontrado en la cama de ella. Muy curioso, entraba cuando ella no estaba, o simplemente se estaba duchando. Y la erección era instantánea.
El olor de madre, lo reconocía al momento, y su polla, que no era ya de niño, crecía sin remedio.
Y así vivió con su madre sexy durante los primeros años del divorcio. Y así siguieron. Su pequeño la espiaba en cuando podía y lo cierto es que ella, se hacía la distante.

Mamás rubiasXXX buscando extraños en internet

Lo que su hijo no sabía, era lo ardiente que llegaba a ser su mama. Ya que quedaba con alguno para que le diera lo suyo. Le gustaba el sexo más bien duro, fuerte. Más bien sumisa y obediente en la cama. Le excitaba estar bajo el control de un hombre desnudo y endurecido.
El último con el que quedó, fue en su casa. Un gordito calvo, feo para su gusto pero con un morbo que no se lo quitó, hasta que se la folló analmente. Su morbo fue ese: el vicio puro a pesar de que el hombre físicamente no le gustaba para nada. No le volvería a ver nunca más, lo suyo fue sexo sumiso, sumisa y esclava por aquel tío, aquella tarde.
Después de eso se sintió verdaderamente como una guarra y arrepentida de haber hecho eso. Pero lo hizo.

Lo había conocido por chat mazmorras, algo así como de esclavas, sumisión y sumisas que se ponen calentísimas cuando un hombre las trata como a verdaderas perras. Cuando son usadas y penetradas sin compasión.
Él no le gustó a primera vista, ella sabía a lo que iba, a ser esta tarde su esclava sexual. Gordo y calvo, la esperó le abrió la puerta de su casa como habían quedado, ya hace días por el chat sumisas y mazomorra. Ella quería probar la parte más sucia del sexo: sumisión y esclavitud de una madre buscando polla. Una putimamá en toda regla.
Y así fue como pasó.
Quedó con el tipo en su casa, dejando a su hijo adorable en casa. Su hijo que como mucho lo que hacía era olisquear como un gato perdido sus bragas sucias, sus tangas de hembra hambrienta de sexo. Pero el vicio de madre, su putería y guarrería la llevó a zorrear con un extraño, como una vulgar perra de campo.

Madre tetona y golosa esperando ser sometida por extraño

Allí estaba, sentada en el sofá con las tetas marcando toda la camiseta blanca, el tipo delante y desnudo. Ella le miraba la polla, pensaba:
-No tiene gran polla pero me puede servir-
Él ni reparaba en eso, porque sabía que esa madura gordita, como las de linea erotica maduras que calientan a desconocidos o esas rubiasxxx MILFS, eran muy, pero que muy guarras. Y ella, había venido a ser una perra esclavizada, así que la hizo levantar y arrodillarse. La había conocido en chat mazmorras, por lo que confirmaba que le iba todo eso del BDSM. Y pronto le sacó las tetas XXL para que estuviera más a gusto y se sintiera más expuesta. Las tetas grandes colgaban, toda una delicia para cualquier tío que allí estuviera.
-Uf, cómo me pone que me arrodille ante él- pensaba ella
-Chúpamela!
Sin más y con la mirada de cordera entregada empieza a chupar, como él le ordena. Por su cara de entrega parece que disfruta, y es una delicia para él que abre más las piernas. Para que ella pueda olfatear sus huevos. Y se la mete sin pensar en nada más. Le importa poco que sea una buena mamá. Para él es una puta mama, que le da gusto en su media polla. Pero le rellena la boca y a ella eso le gusta.

-Mmmmm soy una perra caliente, que buena polla tiene- y lo es, porque le va perfecta para su boca.

Y él la trae para su barriga para que ella sienta la dominación, a la cual, se ofrece sin remedio. Sus tetas grandes y caídas, con las que hasta poco, amamantó a su hijo, ahora están supurando placer. Se mecen, así arrodillada y con la cabeza en su polla, se mecen por un tío despiadado que se la va a meter en nada. Él le pone un bozal. Una bola roja para que diga ni pío. La hace callar. Y le pone una correa como a una perra. Tira de ella, para que sepa quien lleva las riendas. Ahora sí que ya es toda suya. Toda una perra esclava.

-No puedo hablar, pero mi coño se moja por momentos, él es feo y gordo, pero lo único que quiero es que me folle, me da gusto verlo agresivo conmigo.

Y la pone a andar como a una perra, a cuatro patas por el salón, cerca de la cocina, de esa casa que ella no conoce, pero ¡qué mas da!, la mamá a ido a ser follada y jodida al cien por cien. Y eso hace.
Y camina a doggystyle con la correa, hasta que él la para, y le tira de la correa de perra que le ha puesto. Le sube una falda de cuero negro que lleva puesto:

-Madre mía, estoy ardiendo, mis braguitas XXL, no sé si le gustarán, tengo el culo tan gordo….

Ella piensa en bajo, tímida e insegura, como una niña pequeña pero con cuerpo de mujer. Porque su inocencia aún no la ha perdido. Está con los ojos como platos mirando para todos los sitios, desconociendo la actitud del dominante. Pero él, le sube la falda negra y le prueba los glúteos, las nalgas. Grandes y ocultos bajo las inmensas bragas. Le da unos cachetazos. Y suena en todo el salón.
La mamá puta goza como nunca. A cuatro patas y expuesta a tope.

-Soy una madre perra porque para eso he venido, pero es que no puedo más, que la meta, no le voy a negar nada ahora mismo…estoy cachondísima.

Vuelve a pensar sin hablar, porque la bola roja, le tapa la boca. Pero el tio más mayor que ella y feo le da igual, va a metérsela de todas maneras. Que al fin y al cabo, ella lo quiere. Le sube esa falda negra, y le aparta la tira de las bragas, su coño gordo va a reventar, así que él, por detrás, acerca su polla mediana y gorda, y se la mete con fuerza. Mientras la tira de la correa como a una vulgar perra.

-A eso has venido zorra? Di
Pero ella no puede contestar, mamaputa está demasiado ocupada en gemir sin palabras, tras el bozal.

-¡Como disfruto, menuda buena tiene este cabrón!-

Ella está gemiendo como eso, una puta de salón, si la viera su hijo ahora, se moriría de celos. El hijo que huele sus bragas y que está por ella, no tiene ni idea de lo que su putimamá está haciendo. Y a ella, le da igual. Solo piensa ahora en darse gusto en su coño caliente.

-Sigue mamón y dame más duro, tírame de la correa

Madre caliente a cuatro patas con correa

Sin poder decir palabras, pedía a gritos más caña, con cara de no haber roto un plato, escondía la zorra que toda mujer quiere ser. Y seguía gemiendo. Así que él la levantó, le terminó de quitar la falda, le dió unos azotes de pie, y así, los dos de pie, se la volvió a meter.

-Qué bien lo haces cabrón gordo. No tienes una polla grande, pero sabes tratar a esta zorra sedienta, a esta mamá gorda tetona. Joder, como se me mueven las tetas….

Y así, mientras la embestía de pie, sus tetas se balanceaban sin control, la cogía de los brazos por detrás como si fueran riendas de caballo, de yegua. Y le tiraba de la correa:

– A esto has venido, zorra, di, o no puedes hablar- le decía el gordo

Ella apesta a flujo vaginal y presemen sudoroso del gordo calvo que la está jodiendo como quiere. Y ella disfruta.
Pero él no está contento con eso. Ella ha venido también a que se la meta por detrás. Ya lo habían hablando por el chat mazmorra.

-Quiero sexo anal

Le había dicho ella. Así que después de estar follándola de pie, con sus nalgas rojizas por el vaivén y azotes, van para la habitación.

-Aquí si que me va a follar bien, en esta cama grande. Estoy ardiendo, quiero quitarme ya las bragas del todo, y que me folle este tio repugnante. Soy tan sucia, que hasta me excita este feo cabrón.

Su fealdal la excitaba por momentos, así que se bajó las bragas. Su enorme culo cayó por su peso y sus tetas no digamos. Unas tetazas de madura guarrísima para estos momentos ya.
Y ella se puso encima de él.

-Qué quieres que te haga, perra- le decía él.

Debajo, la miraba a ella que estaba cabalgando a horcajadas. La mamá no podía hablar pero ya se estaba tragando la polla del tío. La montaba y se restregaba como buena perra.

-Quiero que me folles el culo, cabrón, a eso he venido también. No solo a ser tu esclava. pensaba con la bola tapando su sucia boca.

-No querrás que te joda el culo no? gorda?- mientras le acertaba a meter un dedo por el ano, desde abajo.

Uf, eso la puso cachondísima, al escucharlo, claro, la putimama era lo que quería. Toda una pornostar amateur rubiasxxx, pero casera. Todo amateur. Hecho en casa. Homemade que diría un inglés. Ella quería y anhelaba que la abriera por completo, y la jodiera el ano. Que la diera por culo!

-Dame por culo, por favor- esta vez intentó decirlo, pero solo salieron gemidos nuevamente.

Así que él la puso boca arriba, y le folló primero el coño. Que estaba abiertísimo e hinchado, sonrosado y la barriga cada vez más mojada. Ella sudaba como una perra, y olía aún mucho peor. A su hijo, le hubiera gustado olerla en estos momentos.

Así que sacó la polla del coño y empezó a hurgar el culo, a hacerse espacio. Los gemidos y miradas de ella, la gorda tetona eran de gozo y extrañeza. No sabía que hacer pero pensaba:

-Metémela gordo, es lo único que vas a hacer conmigo, no nos veremos más. A esto he venido, a ser una puta de verdad. Venga, dale…

Él, ajeno a sus pensamientos de guarra, estaba a lo suyo, y era lo mismo: follársela por el culo. Total, pensaban lo mismo.
Y como pudo, haciéndose espacio, empezó a meter su polla por ese ano estrecho, ella gemía, la enloquecía, y al final, él empujó con su culo y su barriga chocó con el coño. Ya estaba toda dentro. Y empezó a joderla, como ella quería.

-Toma, mamá, eso es lo que querías verdad? Por tu culo? Di…

Madres XXX gorditas folladas por el culo

Ella con los ojos cerrados, con las piernas megaabiertas, él la sujetó por los tobillos para subirle las piernas. La polla entro toda en el culo.

-Uf, que gusto, dame más cabrón, métemela y refriega tus huevos, por mi culo.

Él tenía la picha toda tiesa y la estaba follando el culo, la tenía en cruz boca arriba, ella miraba con la bola roja en la boca. Madres rubiasxxx todo un lujo así de abierta patas arriba, sin poder hacer nada, toda una madre sodomizada y esclavizada. Y el gordo calvo la jodía sin remedio. Cada vez que se la metía, subía la barriga de la mamá, por el efecto de la jodida en el culo. Todo un espectáculo.

Después ya lo verán, en el vídeo. Toda una putimamá, que me encanta verlas. Tanto en videos porno incesto, como comics incesto, como en dibujos. Soy una apasionada de las madres putas, que buscan pollas como locas. En Dibujos Manga y hentai XXX, como en relatos eróticos.
Si les gustó o quieres comentar, estaré encantada. Autora: Sonia Manga

culos rubiasxxxrubiasxxx madresrubiasxxx follando hijosrubiasxxx tetonasdibujos madre e hijorubiasxxx selfies tetas grandesmadres espiadas por sus hijosrubiasxxx hotmilkrubiasxxx masturbacion incesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.